Los Patrizios

En un lugar de la Mancha se haya la ciudad de Consuegra a 130 Kms de Madrid por la autovía de Andalucía, Nacional IV y 60 Kms de Toledo. Encontramos en la calle Fray Fortunato, 11 en plena zona histórica los apartamentos turísticos Los Patrizios, con categoría tres llaves, nombre que hemos bautizado rememorando los orígenes romanos que hay en Consuegra. Cuentan que después de la guerra civil la casona solariega familiar del primer tercio del siglo XVIII se llamaba “Fonda Rosales”. Perteneciente a la familia, el edificio sufrió varias reformas y la última en concreto la reconstrucción de los apartamentos turísticos. Se han recuperado una gran variedad de materiales originales como azulejería, suelos de barro centenarios y sobre todo algunas piezas del mobiliario que adornan el establecimiento.

“Hemos siempre perseguido la idea de que nuestros clientes se sientan como en su casa”. Las obras duraron quince años cuidando todos los detalles decorativos y por fin el sueño se hizo realidad inaugurando el 16 de abril de 2007. El esfuerzo y el sacrificio merecieron la pena. Atravesando su portón se encuentra la emblemática enseña de Los Patrizios, su patio central típico manchego, que distribuye a través de su planta baja, las zonas comunes como cafetería, restaurante y acceso a la terraza de verano. En su planta superior y a través de sus corredores construidos en su totalidad con madera, techos con bovedillas y suelos de barro, se encuentran los accesos a los apartamentos.

 A su llegada nuestros señores clientes dispondrán de una amplia información turística, su asesor en coordinación de eventos se encargará de gestionar su evento.

Bienvenidos a Los Patrizios, estamos seguros de que su estancia con nosotros será como no puede ser de otra manera, como imaginó.

           Don Miguel de Cervantes Saavedra, escritor novelista de aventuras, nos ha dejado su obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” (1605) en su Primera Parte y “El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha” (1615). Obra literaria clasificada como novela moderna. Se considera que el libro de don Quijote de la Mancha es el más editado y traducido de la Historia, únicamente superado por La Biblia.

          Comienza en la Primera Parte, Capítulo Primero: En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más que vaca carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los Sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellón de lo más fino…..

          Nuestra historia comienza en Consuegra, antigua Consaburum, municipio de la provincia de Toledo, siendo Toledo actualmente la capital regional de Castilla La Mancha, ciudad de las tres culturas; Cristiana, Judía y Musulmana, anteriormente conocida por la ciudad Imperial. Consuegra, punto clave en los caminos de norte a sur, sufrió una gran influencia Romana y se dice que por ella discurría una calzada romana con el nombre de Vía Laminium. Hemos de destacar que por el año 1097 murió en la Batalla de Consuegra el hijo de “El Cid Campeador”, Diego Rodríguez, con motivo de éste acontecimiento histórico en el Castillo de la Muela del siglo X y otros lugares de la ciudad, se celebra cada 15 de agosto “La Batalla Medieval”. Este atractivo turístico junto con la Fiesta de la Rosa del Azafrán; declarada de interés turístico, el último fin de semana de octubre; la Semana Santa, la Feria y Fiestas del 20 al 25 de septiembre en honor al Santísimo Cristo de la Vera Cruz, conforma parte del eje principal de las actividades de la localidad.

          Sobre el cerro calderico custodiando el Castillo de la Muela, se alinean 13 molinos de viento del siglo XVI. Bolero, Mambrino, Sancho, Mochilas, Vista Alegre, Cardeño, Alcancía, Chispas, Caballero del Verde Gabán, Rucio, Espartero y Clavileño son sus respectivos nombres.